Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Conectate

Un agujero amenazante

No basta con mirar hacia el cielo para localizar el hueco o agujero en la capa de ozono, una amenaza invisible. Este problema, producido por la alteración en las condiciones medioambientales de la Tierra, es uno de los más graves que confronta la humanidad.

El hueco no es en realidad un agujero. Se trata más bien de un adelgazamiento de la capa de ozono que envuelve todo nuestro planeta y tiene la virtud de filtrar las radiaciones ultravioleta. Ese adelgazamiento se produce con mayor insistencia sobre el extremo sur de la Tierra.

Cuando el filtro está en mal estado, las radiaciones llegan con más poder hasta la superficie terrestre y podrían causar alteraciones biológicas que aún están bajo estudio. En el caso de los seres humanos y algunas especies de fauna se habla de problemas a la vista y quemaduras excesivas.

El agujero de ozono tiene forma ovalada y su centro está ubicado a unos 900 kilómetros del polo sur. El fenómeno alcanza sus dimensiones máximas durante la primavera austral, entre septiembre y diciembre, cuando incluso afecta a los habitantes de ciudades sureñas como la chilena Punta Arenas.

Los estudiosos del fenómeno aseguran que sus dimensiones máximas rondan los 24 millones de kilómetros cuadrados, pero ha llegado a 27 millones.

La existencia de este agujero fue insinuada por investigaciones desde los años 70. A mediados de los 80 los países ya habían suscrito una Convención de Viena para la protección de la Capa de Ozono, y en 1987 se propuso a todas las naciones suscribir el Protocolo de Montreal.

Este Protocolo establece la reducción en las emisiones de los gases clorofluorocarbonos que provocan reacciones dañinas para la capa de ozono. Esos gases están presentes en la vida diaria: por ejemplo, sirven para bajar las temperaturas en los refrigeradores, o para fabricar aerosoles.

La magnitud del problema no es ajena a Internet, donde proliferan sitios dedicados al agujero en la capa de ozono. Desde los que explican el fenómeno en palabras sencillas hasta los que presentan documentos oficiales o estudios científicos, o imágenes altamente tecnológicas sobre la situación allá arriba, en el cielo.

PNUMA: Secretaría del Ozono (en español y otros)
PNUMA: El Protocolo de Montreal
Documento: Acción por el Ozono 2000 (en español)
Secretariado para la aplicación del Protocolo de Montreal
Convención de Viena (en inglés)
Preguntas frecuentes sobre la capa de Ozono (en español)
Organización Metereológica Mundial: Boletines sobre el Ozono (en inglés)
Yahoo!: Noticias sobre el hueco de ozono (en inglés)
NASA: Monitoreo del hueco de ozono (imágenes)
Tour al hueco de ozono (en inglés)
Agujero de Ozono sobre Sudamérica (en español)
Greenpeace: la crisis del Ozono
Preguntas frecuentes: el problema del ozono

Seres reptantes

Las serpientes reptan por la superficie del planeta Tierra desde hace millones de años. Forman parte del grupo de los reptiles, seres primigenios en la evolución de la vida, y acaparan la fascinación de los humanos, que les otorgan un papel protagónico en sus mitologías.

Estos animales, llamados culebras por algunos, generalizados como víboras por otros, forman parte de una suborden llamada 'serpentes'. De acuerdo a la clasificación científica, son agrupadas en casi una veintena de familias, que a su vez contienen unas 2.900 especies.

La familia más numerosa es precisamente la de las culebras: colubridae. Pero no es la más cautivante. Cobras, serpientes de cascabel o las enormes constrictoras, entre ellas la imponente anaconda, suelen atrapar la imaginación.

Aunque las serpientes aparecen con frecuencia en nuestro mundo y en nuestras leyendas, suelen ser repelidas por el inconsciente colectivo. Muchos les temen porque en algunos casos son efectivamente peligrosas, dado que al morder inyectan venenos poderosos.

Sin embargo hay quienes tienen otra opinión: la mayoría de los sitios sobre serpientes en Internet son mantenidos por personas que las tienen como mascotas. Y aseguran que existen motivos importantes para promover su convivencia con los humanos.

Thesnake.org: información general (en inglés)
Serpientes: información general (en español)
Serpientes: verdades y curiosidades (en inglés)
Serpientes venenosas: qué hacer (en español)
Mordidas venenosas: qué hacer (en inglés)
Serpientes (en español)
Clasificación científica
Museo de la serpiente de cascabel (en inglés)
Anacondas: las más grandes
Enlaces sobre serpientes

Un pequeño gran mundo

Las hormigas aparecieron en el planeta Tierra hace unos 100 millones de años. Y después de todo ese tiempo se han convertido en uno de sus habitantes más representativos, poseedores de una práctica de lo social que no deja de asombrar por igual a escolares, estrategas, ingenieros, sicólogos y científicos.

Estos pequeños animales son estudiados por una disciplina científica especial, conocida como la mirmecología. Y no es raro que sean objeto de investigación, porque después de todo la palabra 'hormiga' agrupa a unas 20.000 especies que representan aproximadamente 20 por ciento de la biomasa del planeta.

De acuerdo con la clasificación científica, son miembros de la familia Formicidae, de la orden Hymenóptera. Pero una de sus características más conocidas es que pertenecen a un grupo de seres conocidos como 'insectos sociales'.

Las hormigas fabrican asombrosos hormigueros donde establecen comunidades, a cuyo interior cada una tiene una función. Según algunos teóricos, así se logra poner en funcionamiento un virtual 'superorganismo'.

Las colonias de hormigas nacen con la fecundación de una reina. La fascinación que produce la capacidad, lealtad, especificidad y perfección del trabajo de las hormigas ha llevado a algunos humanos hacia la afición de crear colonias artificiales, para estudiarlas mejor.

En Internet hay portales sobre las hormigas, sitios educativos donde se revisa la compleja existencia de estos pequeños seres, y algunos sitios que tratan sobre especies específicas, como la 'hormiga de fuego', considerada una plaga en EE.UU.

Portal: Myrmecology.org (en inglés)
Portal: Antcolony.org (en inglés)
Las hormigas, el superorganismo (en español)
Ants: enciclopedia ilustrada japonesa (en inglés)
Ciclo de la colonia de hormigas (en portugués)
Las hormigas (en francés)
Nova: Los pequeños seres que gobiernan el mundo (en inglés)
Información de la hormiga (en español)
Fire ants en EE.UU.: la plaga (en inglés)


Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 



Luz de vida

Centellas tormentosas

Capturas acuáticas

Aullidos ascentrales

El otro reino

Alas sutiles

Grandeza Fluvial

Plantas.com

El arte de volar

Soberanos melenudos

Aire de saurios

Ocho patas

Felinos acostumbrados

Tierras áridas

Colosos del mar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Freestockphoto.com
Freestockphoto.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

USDA/freestockphoto.com
USDA/freestockphoto.com