Acentos
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Reportaje


Triunfo sobre las píldoras y algo más

En abierto desafío a los intereses de las multinacionales farmacéuticas, Brasil es el primer (y único) país en América Latina que produce medicamentos genéricos contra el Virus de Inmunodeficiencia Adquirida, VIH-sida.

En abierto desafío a los intereses de las multinacionales farmacéuticas, Brasil es el primer (y único) país en América Latina que produce medicamentos genéricos contra el Virus de Inmunodeficiencia Adquirida, VIH-sida.

Con esta iniciativa, Brasil logró disminuir dramáticamente los costos de los medicamentos y redujo en 50 por ciento el índice de mortalidad por el fatal virus.

Fue precisamente Brasil, junto con India y los países africanos, el protagonista de un gran triunfo para el mundo en desarrollo durante 2001: logró que la Organización Mundial de Comercio (noviembre, Doha, Qatar) declarara que las normas sobre propiedad intelectual no impiden que los gobiernos adopten disposiciones para proteger la salud pública.

¿Qué quiere decir esto? Entre otras cosas, que las patentes, que tanto defienden las farmacéuticas, no serán obstáculo para que los países en desarrollo puedan obtener fármacos más baratos, como los que hoy tiene Brasil para tratar el sida. No poca cosa, sin duda.

Durante este año, el mundo en desarrollo también anotó otro gol en el ámbito de los derechos de propiedad intelectual: la aprobación de un tratado internacional que prohíbe la patente de vegetales de cultivo sin modificaciones.

El tratado, alcanzado durante una conferencia de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, FAO (noviembre, Roma, Italia), fue calificado por ambientalistas como un “hito” en materia de seguridad alimentaria.

Empresas e individuos de países industrializados patentaron o intentaron patentar recursos fitogenéticos del Sur (el caso de la ayllahuashca en Ecuador, del maíz y el fréjol en México) A partir de ahora esto no será posible y se garantiza el libre acceso a estos recursos, así como su explotación sustentable y equilibrada.
Nuevamente gracias al mundo en desarrollo (representado por el Grupo de los 77 más China) y a la Unión Europea, se logró un acuerdo histórico para proteger la salud humana y animal, con la firma en mayo en Estocolmo, Suecia, de la Convención sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes, COP’s.

El tratado eliminará el uso de doce temibles COP´s. Es decir, de contaminantes químicos, incluidos pesticidas como el popular DDT, que permanecen en el entorno, se bioacumulan a través de la cadena alimenticia y causan efectos muy adversos en la salud, incluidos el cáncer y malformaciones congénitas.

Se espera que el tratado, impulsado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, PNUMA, entre en vigor a más tardar en 2004.


Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

Crédito: Photo Stock.
 
Crédito: Photo Stock.

Enlaces Externos

Brasil: Política para garantizar el acceso universal a los medicamentos contra SIDA

OMC en Doha: Propiedad intelectual y salud pública

OMC: La propiedad intelectual y la salud

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos